Las verdaderas armas llegan cuando cambiamos el recorrido habitual, cuando invertimos el valor de las cosas. 

La poesía, cosa sin función, la ciencia de lo inútil. 

Ella, pura agua, ingresa en dónde quiere, a veces se aparece sin preguntar, nos empapa 

como la lluvia fecunda

Lo que nadie se pregunta es cómo detener la lluvia: los torrentes fluyen, no hay nada que los pueda parar.

La poesía, producto para nadie, producto del amor, es a su vez un torrente más.

la poesía, el arma 

Julio César Campopiano. 

ese arma escondida 

nosotros, aquí y ahora.  

Mis desprolijas empresas de la belleza

"las pobres cosas… sólo tienen el nombre que les hemos dado" JL Godard

l

cómo lo se conecta con la y hacen la le li lo lu lo, va a ser mi punto de partida para esto que no es más que la agonía, lo sensible algunos dirían, lo iré formando a medida que su contenido emerge, lo montaré, pegando una cosita con la otra, como se pegan vida y poesía, como Alejandra, como Perec, lo que está custodiado por la consciencia genera un eterno padecer, y con crecer no digo evolucionar sino conocer lo nuevo y en ello creer, creer que lo que nos desencaja, al mismo tiempo, nos une. las imágenes, nos destierran, ellas son las soberanas, las reinas de este infierno. foco en el instante /atención/ olvidar el ayer, el futuro promete pantallas brillantes desplegando un nuevo amanecer:

buscar lo 

luminoso 

vuelve 

a emerger sólo 

hay que ver 

lo vivo 

que está en lo que parece 

muerto

y lo muerto que está en lo que parece lo vivo, lo

que vivo un constante 

manifiesto, lo manifiesto en un constante 

proceder,

lo evolutivo no tiene futuro, ahora

hay que volver, descomponerse

volver a 

nacer 

para volver a lo

importante

a las 

bases

para volver a

ver. 

ll

lo bello es lo que ingresa en los desvíos del camino, lo bello una nube que emerge del cielo haciendo sombra en el plano, lo bello una cámara perdida, lo bello una cámara buscando, lo bello un opa mirando el cielo, lo bello la imagen quemada, la luz inesperada, lo bello un gato, lo bello un avión, lo bello viaja, si uno está atento. la belleza silenciosa de las cosas, destierra, el arte nos conduce hacia la muerte, disfrutemos la estadía gratis /estadía completa/ la dulce cadencia de este tren. 

llll

navego entre tormentas de deseo, navego entre palabras, imágenes y sonidos, navego variando el rumbo, para ver, para entender, y en ese dulce baobab me pierdo, me desvelo, y así quedan, a medio concluir, todos mis proyectos, y a veces me es hasta imposible, pensar en el porvenir. 

V

no toda es vigilia la de los ojos abiertos, pero mejor abiertos que cerrados

la alimentación

las palabras

vagan, se dispersan, se señalan, aparecen

juegan, son como niños en el parque

viajan /en tren/ se escapan /en la calle/ se van

con el humo de un camión 

las palabras balan

disparan

en el cuaderno borrador

se me escapan, los garabatos

divinos/soberanos 

en ellas todo se esfuma

mutan en imágenes de lo que amo 

me poseen, me agreden

las palabras, matan

se me resbalan

al Ser desatan

más rápido que el alcohol

me deforman

me devuelven

me vomitan

me dan de su sabiduría, me convidan su calor

me llenan de energía 

alimentan más que una comida

y son libres/sagradas

por no tener ningún valor

homenaje

quiero homenajear a los principios, a los inicios, a los bocetos, a mis amigos, a sus escritos, a sus delitos, a nuestras fotos, a nuestros días y nuestras noches, las pasadas y las por venir, como dijo nat antes de irse, quiero compaginar un libro pero uno grande con todas nuestras cosas y que tenga un sistema en el que se puedan agregar páginas, infinitas páginas, de todo tipo y color, páginas que declararan una nueva receta para un nuevo sabor. quiero hacer realidad una máquina que ví en un sueño hace ya mucho tiempo, un historial que compagine nuestros recuerdos, una máquina que compagine las poesías que no llegamos a escribir, y a las que podamos volver en un abrir y cerrar de glorias. a quién le estoy robando esta? quizás la cámara de fotos ya cumpla esa función de máquina-mágica. si uno pudiera ser dos yo querría sacar fotos de cada momento. quiero que dejemos de hacer todo lo que hacemos, que ya no nos dediquemos, más que a mover un dedo, y otro, más que a esperar los impulsos de los ángeles y los mensajes de los demonios, que homenajeamos a nuestros amores, a los vivos y a los muertos, que hagamos una fiesta en medio del desierto, que sin saber tocar un instrumento generemos un eterno concierto. escucho a luca prodan porque anoche me lo encontré en un sueño, ahora me dice “juventud, divino tesoro”, anoche le regalé una rosa negra. si, es cierto!

Modelo. Tú le dictas gestos y palabras. El te devuelve (tu cámara registra) una sustancia.

Notas sobre el cinematógrafo, Robert Bresson

A Cassavetes



Tenías otra edad en otro tiempo, en dónde la ilusión era más fuerte y más nueva que la de hoy y así y todo,

supiste combatirla.

Porque querías mostrar tus imágenes, sinceras, puras.

Porque pese a todo, era necesario encontrarlas / luchar por su sinceridad.

sobre el personaje femenino

Las líneas del universo son femeninas y el Estado es prostitucional”
Gilles Deleuze

una chica después de la guerra, la que yo nunca viví

una chica conoce otra tierra, la isla de Stromboli.

una chica no se imaginaba que allá afuera la vida habitaba

en agujeros negros inexplorados

o que en un volcán en erupción podía vivir una pequeña población

que en medio de la desolación hallaría un final,

a algunas les hace falta estar cerca del cielo, para creer en él.

Una chica se confunde y de sus ojos caen lágrimas

no hay por qué disfrazarlo -mucho tiempo fuimos hijas del temor-

Anna K. se deja llevar y baila

somos todas, así.

Una chica rechaza

otra lee a Rimbaud

alza su voz y canta a los jóvenes, a la cabeza de la revolución

una chica es filmada e ignora

que ejecuta una personificación

ella es o

deja de ser ella

es o

dejar de ser alguien

es o

comienza a ser otro

es o

se abandona para ser

otra cosa

es o

deja de serlo

para pare

cer

para abandonar lo que es

para parecer(se)

y dejar de ser ella

y dejar (a)parecer

lo que siempre fue

para ser

ella

para ser

el

a

dios 

elegía a los maestros o, mis principios, o mis principios que son también mis inicios

yo apuesto a construir

entre nosotros

en nunca hacer nada planificado

para otros

el arte sólo puede vivir para ser servido

hemos de redimirnos ante él

servidores

está en nosotros la responsabilidad

de darle vida a una flor marchita

de vanagloriar a las imágenes

de lo que ya pasó

con coronas de flores

como a los muertos

honrar

a los olvidados

emigrando a los desiertos

que nos esperan

para dormir abrigados

como jack

por su cálidez

por su simpleza

por la belleza de esta tierra

que nos dio a luz

(una respuesta) ante la pasividad

dejen de romper las pelotas 

con esas chácharas irreverentes 

abandonen un poco la chatez 

de su mente, 

dejen de perder pedazos de alma 

hirviéndose la sangre como personas decentes, 

sean incoherentes! 

desfilen los tristes ríos 

de la maravillosa metafísica, 

inventen religiones, vuelvánse decadentes! 

dejen de lado toda burocracia, incendien todos sus papeles:

la vída se va y no hay tiempo que perder, 

la nueva era enseña: los negocios han corrompido el ser! 

basta de archivos, salgan a buscar amigos, 

personas soñadoras con medio dedo de frente, 

vuélvanse disponibles, retiren las ilusiones de la mente, 

el cine no está para servirnos, es más bien al revés, como dijo un buen burgués, las imágenes de hoy son las reinas del presente 

y del futuro. basta de servidumbre, basta de esclavitud, suicidio asegurado el de mezclarse con la muchedumbre, el de comer carne picada mezclada con atún.

a las armas compañeros! 

a mirar a la vida bien de frente y con la cámara 

en mano

ante el pasivo terror, siempre valientes.

asociación libre

aquí desde mi anti-antro burgués estoy invadida por la luz de mi cuarto en el piso 10, me acosté temprano anoche porque me pintó el sueño a las 11 por más que hoy es un 9 de julio, aquí feriado, día parado en el que para colmo es el mundial y yo soy la única que conozco que no participa de tal ritual de mirar el partido juntarse con amigos y morfar sanguchitos, hastiada de libros, harta de volverme loca cada día un poco más, no puedo evitarlo, hace tiempo me siento abandonando el corral. esta mañana por suerte me la pasé editando un video y calmé mi ansiedad, después me preparé un desayuno vegano, se fue mi vieja y me quedé feliz en mi soledad, me puse a buscar convocatorias como si algún día ganar algo representara victoria, me puse a pensar en forma de poesía como cada día y me puse a escribir esto que escribo en este momento, en mi cuarto no corre viento, el sol me pega en la espalda, la resolana es peor. mi mente vaga en recuerdos y cada uno es mínimo, la mayoría hermosos otros horripilantes y por ello son todos grandiosos, el otro día vino Amadeo de paso por un día en Buenos Aires y pasamos la tarde vagando por todas partes y charlando y fumando y tomando café y me dijo en una que íbamos caminando que su mente estaba como un péndulo balancéandose de un lado a otro sin parar y a mi eso me pareció genial porque me parece que mi mente tiene hormigas en el culo, quizás sea genético es algo que sospecho hace tiempo, estos días en los que estoy volviendo mucho a la niñez y me acuerdo de esa curiosidad que tenía por el funcionamiento del universo y nuestro sistema solar, esas preguntas que hace uno de chico desde una inocencia celestial. ese mismo día que fue el lunes fui a lo de Roberto y después de la clase de teatro fuimos todos a comer tortillas a La Clac un bar viejísimo de esos que me encantan y entre risas y cervezas llegamos a la conclusión de que la vida es un lavarropas -de tambor horizontal- que me asombro de no haber conocido antes, me hizo acordar al mejor bar del mundo, uno al que fuimos con Manuel y nuestros amigos alemanes en La Paz, un bar que de afuera es solo la fachada de una casa pero tocas el timbre y el ambiente enseguida te abraza y no podes parar de mirar porque el capo del dueño es un coleccionista aficionado mal, cada rincón está compuesto de una colección, hay pelucas, cochecitos, carteras, muñecos, maquetas, cucharas, parlantes, libros, luces coloridas y suena rock argentino covereado por una chica boliviana con una alta voz. imposible no darle cuerda a estos desvíos, yo contaba que pasé el resto del lunes a la tarde con mi primo y que nos paramos a mirar los edificios de Avenida de Mayo y nunca me había dado cuenta de que tenían unos balcones increíbles, divinos, y que mientras nosotros mirábamos absortos hacia arriba, el abajo representaba el mismísimo olvido, la alienación de los gorilas caminando a sus oficinas, siempre mirando al suelo, siempre la cabeza hacia abajo. y ahí estábamos nosotros fatal y falsamente libres como animales sueltos en la ciudad y en una de esas mire a un balconcito particular y pasó un gato negro y después me llegó un mensaje de Ceci que casi me hace llorar, porque la primera vez que la vi leyó una poesía suya que se llama “El Gato Negro” porque la escribió en el bar que se llama igual y desde entonces su esencia vive en forma de gato negro, y al final del día sentí todas las energías viajando en mi propio mar y me sentí agotada y rendida ante la belleza de mi mundo que corre en paralelo con todo lo demás y me alegra mucho el casi ya no sorprenderme de que todos mis amigos sean canales hacia el más allá. después leo la biblia Kerouakiana y entiendo lo que me pasa incluso un poco más y ya no me hago la cabeza con el tema de separar cada cosa, todo forma parte de lo mismo y asumir el caos es uno de los pasos fundamentales para Amar. cuándo vas a venir? me estás invitando? si obvio, siempre te estoy amando. ya no me someto tanto a lo que digo, cada día estoy un poco más lejos de la ansiedad urbana, cada día aprecio más las mareas del azar, tomo más consciencia de mi pie en el planeta, de mi manera de actuar, con los brazos abiertos recibo a mi posición burguesa de la que no puedo escapar y con palabras de amor maldigo a todo(s) lo(s) que vive(n) regido(s) por la falta de humildad. Inspirada por tanta falta de humanidad, ante el Mundo, mi Yo sólo busca una forma de Libertad. 

no hay título posible

la vida es sueño

la vida es un lavarropas

la vida es un arcoiris al que mutamos al morir

detengamos el tiempo, dejemos que florezcan los canales que nos decrecen en el hipocampo, vivamos en el constante verosimilitante navegante de los mares celestinos, cada uno de nosotros es dios y el diablo en una cuerpo, que otro remedio queda para el mono erguido?

creamos y creemos en la mismísima gloria celestiterrenal, el erotismo vive en medio de ambas montañas y sus energías pueden viajar hacia todos los mares, los desiertos y las ciudades. de ahí que el amor es difícil, a veces no distingue cielo o infierno, lastima, desgarra capa por capa tu esmerado traje carnal y al mismo tiempo, invita a contemplar un fuego, un mundo que no es el que solemos habitar. y nos terminá acorralando, nos obliga a escupir palabras en un papel, porque lo que se recibe es tanto que no se puede contener, aferrados a la incontenible nostalgia de pertenecer a otro mundo, de pertenecer a una pureza invisible, un rayo de luz.

basta con estar presente, basta con estar consciente, con estar atento, con dejarse llevar por los vientos, por no abstenerse ante las corrientes del mar.

El amor y la violencia habitan todos nuestros espacios. 

yo, burguesa y a favor del plagio.

Anoche escribí, en un arrebato.

para filmar algo sólo se necesita un techo dónde dormir y un dispositivo que filme. y si a causa de nuestra condición burguesa, tenemos eso y muchísimos más gadgets finos y tecnológicos, bienvenidos sean. para filmar, ademas de techo y dispositivo, sólo se necesita pasión, todo lo demás está ahí, al alcance de nuestro ojo, de CUALQUIER ojo. Y con la práctica, nace, ante el hecho de filmar, la Humildad, la Honestidad, y la Osadía. 

Hoy escribí en mi cuaderno: 

Ante mi condición de burguesa, no me oculto, lucho.

Ante la cuna de oro en la que nací, no me conformo, cuestiono.

Ante el Mundo, me rindo.

Ante el nacionalismo, indiferencia.

Ante los demás, igualarse, cueste lo que cueste, igualarse lo más posible.

Ante mi indignación, me levanto, escribo, veo, pienso, filmo, grito.

No me proclamo genio, sino enamorada.

más tarde me encontré con algo hermoso, y una vez más la literatura llega lejos y alto.

Benjamin cuenta que en una revista francesa organiza una encuesta: “Para quién escribe usted?” Cito de la respuesta de René Maublanc, así como las observaciones que siguen de Aragon: “Indudablemente escribo, casi exclusivamente para un público burgués. Primero porque estoy obligado a ello, porque mi origen es burgués, porque he sido educado en la burguesía y porque procedo de un medio burgués, tanto que soy proclive a dirigirme a la clase a la que pertenezco, que es la que mejor conozco y la que puedo entender mejor. Lo cual no quiere decir, desde luego, que escriba para darle gusto o para apoyarla. Por un lado, estoy convencido de que la revolución proletaria es deseable y necesaria, y por otro lado, de que será tanto más rápida, fácil, victoriosa, y tanto menos sangrienta cuanto más débil sea la resistencia de la burguesía. El proletariado necesita hoy aliados del campo de la burguesía, igual que en el siglo XVIII la burguesía necesitó aliados del campo feudal. Yo quisiera estar entre esos aliados.” (….) Es por tanto, completamente acertado que Aragon, en otro contexto, replique: “El intelectual revolucionario aparece por de pronto y sobre todo como traidor a su clase de origen.” 

se me parte la cabeza pero no (los) puedo dejar ir

venía vibrando todo el tiempo sin parar sin parar

como una flor renazco después de marchitar

rozar los filos me hace temblar temblar y de todo eso de repente encontré un lugar

me abandoné a confiar en mi dulce inestabilidad

poco a poco me paré en la balanza

y vi que podía volar si quisiera

hacia otras primaveras

hacia mi propio hogar

no me da vértigo el cielo, me siento plantada en la tierra como aquel rosal.

pero bien ligera

para volar cuando el viento me empuje sin que mis raíces añoren mi tierra

sin sentir nostalgia por el mar.